This post is also available in: Inglés

En el mundo del deporte, pocas relaciones son tan extraordinarias y duraderas como la que mantuvieron Kareem Abdul-Jabbar y su entrenador y mentor John Wooden durante más de 50 años hasta el fallecimiento de este último.

En su libro “Coach Wooden and Me”, el legendario Abdul-Jabbar repasa la influencia que Wooden tuvo en él tanto dentro como sobre todo fuera de la pista.

He aquí algunas de las enseñanzas de Wooden que más me han impactado:

“¿Que si es más importante el baloncesto o los estudios? El baloncesto es temporal. La sabiduría es para siempre”.

Es triste ver cómo aún muchos entrenadores y jefes se centran más en hacer que la gente gane que en hacer que crezca, especialmente en las etapas formativas. Y si los estudios son más importantes que el deporte, los valores como la integridad son más importantes que ambos.

“Para Wooden su trabajo era ayudarnos a averiguar hasta dónde teníamos que ir para alcanzar nuestro tope. Y resultó que estaba mucho más lejos de lo que ninguno de nosotros se imaginaba” (Abdul-Jabbar)

El mejor maestro, entrenador o líder es aquel que es capaz de corregirnos sin que nos cause resentimiento y es aquel que ve en nosotros más potencial que el que vemos en nosotros mismos.

“Cuando tenía 14 años mi padre era tan ignorante que apenas aguantaba tenerlo cerca. Pero cuando llegué a los 21, me sorprendió ver cuánto había aprendido aquel viejo en siete años”.

Resulta curioso ver cómo de diferente vemos el mundo conforme crecemos y adquirimos experiencia. Por ello es fundamental cuestionarnos nuestras ideas y pensamientos antes de darlos por fijos.

(Ofreciéndole una beca en el equipo al joven jugador Swen Nater): “si vienes a UCLA probablemente no juegues mucho porque tenemos a un gran jugador (Bill Walton) en tu puesto. Pero tendrás la oportunidad de jugar contra el mejor pívot del país cada día en los entrenamientos. Y creo que esto te dará más posibilidades de ser profesional que si eliges cualquier otra universidad”.

Estar en el banquillo puede ser lo mejor que nos pase en la vida. Nater aceptó y acabó teniendo una trayectoria de 12 años en la NBA y siendo el máximo reboteador de la liga en una temporada. Aprendamos de los mejores, aunque esto a veces signifique quedarnos en el banquillo.

“Un buen entrenamiento debe estar bien estructurado y programado al minuto, al segundo, al nanosegundo”.

Parafraseando a otro grande como Lombardi, la práctica no lleva a la perfección. La práctica perfecta lleva a la perfección. Una cosa mal hecha repetida cien veces seguirá siendo una cosa mal hecha.

 “No podemos hacer cosas grandes, sólo cosas pequeñas con gran amor”.

Ésta es una de las citas favoritas de Wooden y pertenece a la Madre Teresa de Calcuta. Como ella decía también, “la mejor manera de ayudar a curar el mundo es empezar por tu propia familia”.

“Ganar es la consecuencia del trabajo duro, como una perla es la consecuencia de la lucha de una ostra contra un parásito”.

Los equipos que trabajan duro juntos crean los lazos de unión más fuertes.

“Los jugadores que luchan nunca pierden un partido, sólo se quedan sin tiempo”.

A la gente le podrá gustar nuestro trabajo o no. Pero lo que nadie podrá negar es el esfuerzo que pusimos en ello. Y de cara a nuestro equipo, como Wooden solía decir, el sudor une más que el pegamento…

“Preocúpate más por tu carácter que por tu reputación, porque tu carácter es lo que de verdad eres, mientras que tu reputación es simplemente lo que otros piensan que eres”.

Cuanta más importancia da nuestra sociedad a la imagen que transmitimos al exterior, más tenemos que mirar hacia nuestro interior para entender quiénes somos.

“Conforme te haces mayor, resulta más difícil tener héroes, pero es igual de necesario” (Abdul-Jabbar).

Todos necesitamos héroes, personas de referencia en nuestra vida.

Feliz resto de semana,

Encuéntrame en twitter

wooden abdul-jabbar espaldas