This post is also available in: Inglés

mejores líderes libro ilustración

La intención nos ayuda a soñar, pero es la acción la que nos ayuda a lograr

Motivado por la situación en la que nos encontramos, quería aprovechar para compartir con vosotros algunas reflexiones que hasta ahora no había tenido la oportunidad de escribir, debido a la vorágine de trabajo de los últimos meses.

Tras el parón provocado por mi doctorado, un segundo hijo, tres mudanzas y la publicación de Mejores Líderes (tomo aire), os propongo un entrenamiento dividido en ocho pasos, que corresponden a los ocho rasgos que nos ayudan a pasar a la acción, y que han sido resultado de cinco años de investigación y de más de una década trabajando con todo tipo de equipos y personas (emprendedores, deportistas, equipos directivos…).

¿Cuáles son estos ocho rasgos y, sobre todo, qué nos dicen sobre nosotros y cómo entrenarlos para buscar nuestra mejor versión?

Aquí os los comparto:

  1. Autoeficacia

¿Qué nos dice?

Que si no crees que tienes la capacidad de llevar a cabo una tarea, dispondrás de menos probabilidad de comenzarla.

Que lo que has estudiado no define lo que eres, solo tu punto de partida.

La autoeficacia está relacionada con la confianza en nosotros mismos. Y esta confianza en nosotros mismos depende de nuestro grado de autoconocimiento.

¿Cómo potenciarla?

  1. Con “horas de vuelo”.

Las horas de vuelo, de entrenamiento, nos regalan pequeñas situaciones de éxito y cada pequeña situación de éxito incrementa nuestro nivel de autoconfianza. Un buen libro para profundizar en esto es Fueras de serie, de Malcolm Gladwell.

2. Realizar actividades que conecten con nuestro “yo”.

Actividad física, yoga, meditación, mindfulness… Numerosos estudios demuestran que existe una correlación entre estas prácticas y una mayor confianza en nosotros mismos (fue también una de las conclusiones de mi tesis doctoral).

3. Realizar test de autoconocimiento.

Son gratuitos y te pueden dar una buena pista de qué aspectos puedes trabajar.

4. Crecer fuera de nuestro entorno habitual.

En EE. UU., por ejemplo, se considera esencial desarrollarse profesionalmente en varias instituciones, incluso en varios sectores, para poder crecer en nuestra profesión. Por ejemplo, para trabajar en una universidad es requisito indispensable haber realizado estudios de Máster o postgrado en otra universidad diferente. Y para desarrollarse en una liga deportiva profesional se valora más el haber trabajado en otra liga o deporte distinto. Ser de algo “de toda la vida” nos limita más que nos potencia.

5. Preguntándote: “la última vez que pasó algo similar, ¿cómo lo solucioné?” Y seguramente descubras que si fuiste capaz de hacerlo en el pasado, podrás hacerlo ahora.

 

Cuanto más hablamos de la importancia de las habilidades o las competencias, más necesario es conectarlas con nuestra historia de vida

  1. Propensión al riesgo

¿Qué nos dice?

Gestionar el riesgo no es hacer más, es hacer mejor.

Los emprendedores no arriesgan más, gestionan mejor el riesgo, que no es lo mismo. ¿Es más arriesgado emprender que trabajar por cuenta ajena? Pues depende. Emprender conlleva riesgos, sí, pero trabajar por cuenta ajena (tener un solo empleador) puede ser más arriesgado que tener 10 empleadores (10 clientes), ya que en el segundo caso estamos diversificando y por tanto reduciendo riesgo.

Se puede ser emprendedor y temer al riesgo. La prudencia es una virtud para cualquier persona, también para los emprendedores. Lo importante es que esa prudencia no nos paralice. Pasar a la acción con prudencia, pero pasar a la acción.

¿Qué nos ayuda para trabajarla?

La anticipación. Cambiar cuando las cosas van bien porque tenemos la confianza para probar algo nuevo. Y buscar permanentemente el hueco, la creación de nuevas oportunidades.

 

“Las oportunidades y los riesgos siempre vienen a pares”

Bangambiki Habyarimana

  1. Creatividad

¿Qué nos dice?

La cuestión no es ser (creativos o no) sino hacer (que en mi trabajo pueda implantar nuevas soluciones a los problemas que surjan. Pocos se consideran creativos pero casi todos realizamos numerosas tareas creativas cada día.

¿Qué nos ayuda para trabajarla?

  • La autonomía (sentirnos libres para poder crear y dar respuesta a los retos diarios).
  • Entender que las decisiones pocas veces son binarias (ej: sí o no, A o B), y que abrir la posibilidad a una tercera opción nos ayuda a reducir el impacto de esa decisión. Por ejemplo, si manejas las dos opciones “quedarme en mi trabajo actual” y “aceptar la oferta de otro empleo”, piensa en añadir una tercera, como, por ejemplo, “quedarme en mi trabajo actual y pedir un aumento de sueldo o un cambio de departamento”. O “quedarme en mi trabajo actual ofreciendo la creación de un nuevo puesto más acorde a mis inquietudes actuales”.
  • Entender que las reglas se cambian mejor desde dentro. Los mejores cambios son los que han logrado producirse desde dentro. Además, a veces para convencer a un jefe tozudo hay que ser verdaderamente creativos…:)
  1. Pensamiento crítico

¿Qué nos dice?

Que cuanta más información hay disponible, más importante es que fomentemos el pensamiento crítico ante lo que leemos y vemos. Para abrazar una idea es fundamental cuestionarla profundamente.

Cuando nos cuestionamos las cosas mejoramos como organización, como sociedad y como personas.

¿Cómo potenciarlo?

Entrenándolo desde pequeños: enseñar a dudar, entrenar las preguntas, fomentar los debates (en familia, en el trabajo, en pareja) y acordar el desacuerdo (el objetivo de la comunicación no debe ser siempre estar de acuerdo).

Entender que todos tenemos sesgos cognitivos que nos impactan en la manera en la que vemos lo que nos rodea. Ser conscientes de que nuestra mente también nos engaña nos ayuda a analizar mejor lo que nos pasa.

“No levantes la voz, mejora tu argumento”

Desmond Tutu

  1. Tolerancia a la ambigüedad

¿Qué nos dice y cómo potenciarla?

  • La tolerancia a la ambigüedad nos enseña que empezar perdiendo no es perder. En muchas situaciones nos toca remontar situaciones adversas (el CoVID-19 es un buen ejemplo) y que estas situaciones son una gran oportunidad de aprendizaje, de sacar nuestra mejor versión, tanto individual como colectivamente.
  • Que en épocas de gran incertidumbre no se trata de hacer muchos cambios, sino de hacer los cambios adecuados.
  • Que en ocasiones abandonar no solo es una opción, sino que puede ser la opción más inteligente.

 

Cuando existe incertidumbre es porque se nos está brindando la oportunidad de tener un proyecto nuevo

  1. Locus de control

¿Qué nos dice?

Que para conectar con los demás antes debemos conectar con nosotros mismos. Y cuanto mayor es nuestro locus de control interno, más herramientas tenemos para luchar por lo que queremos, para sentir que tenemos el control de nuestra vida.

¿Qué hacer para potenciarlo?

  • Poner foco en lo que podemos controlar.
  • Entender que la incomodidad es fundamental para crecer. Cuando hay comodidad apenas hay aprendizaje.
  • Entender las críticas como palancas de crecimiento.
  • Ser menos duros con nosotros mismos.
  • Pedir ayuda.

“Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma”

William Ernest Henley

  1. Impacto social

¿Qué nos dice y cómo trabajarlo?

  • Que nuestro código postal influye más en nuestra salud que el código genético.
  • Que, pese a ello, tenemos la posibilidad (y responsabilidad) de mejorar nuestro contexto. Liderar no es otra cosa que mejorar a los que nos rodean.
  • Que no se trata de huir hacia algo mejor, sino de mejorar lo que tenemos (nuestro trabajo, nuestro barrio, nuestra ciudad, nuestro país…). Y no hace falta irse lejos para mejorar nuestro entorno…Todos podemos ser agentes de cambio.
  • Conocer otras buenas prácticas nos anima a generar las nuestras. ¿A quién conoces en tu entorno que te resulta inspirador por lo que hace? ¿Cuándo vas a invitarle a un café? (aunque sea virtual :).

Cuando el liderazgo se une con la responsabilidad social, se convierte en un arma de construcción masiva

  1. Empatía

¿Qué nos dice?

  • Que los siete rasgos anteriores necesitan de un octavo, la empatía, para ser realmente efectivos.
  • Que empatía no es ponerse en la piel del otro. Es entender con qué emocionalidad me está hablando.
  • Que lo primero para desarrollar nuestra empatía es querer trabajarla. Y para ello, debemos ser conscientes de que tenemos que trabajarla (=autoconocimiento).
  • Que creemos leer bien las emociones de los demás, pero en realidad lo hacemos muy mal.
  • Que las nuevas tecnologías y las redes sociales con catalizadores tanto de lo positivo (generar empatía) como de lo negativo (actuar contra ella).
  • Que cuanto más empáticos son los líderes con sus trabajadores, mayor es su desempeño laboral. En palabras de Toni Nadal,  “la presión funciona cuando va acompañada de una estima profunda y eso no es otra cosa que empatía”.
  • Que para generar una idea no debemos empezar por el problema, debemos empezar por las personas. Y eso también es empatía.

¿Cómo potenciarla?

  • Estando expuestos a contextos distintos, ya que nos permite ver cosas hasta ahora invisibles a nuestros ojos, como cuando aprendemos un idioma y de repente empezamos a entender cosas que antes no “pillábamos”.
  • Hablando con gente con la que normalmente no hablarías. Uno de los aspectos que miden nuestro desarrollo personal y profesional es nuestra capacidad para relacionarnos con personas muy distintas (ej: ideológicamente) a nosotros.  Lo otro es fácil, esto sí que es un entrenamiento….
  • Si no nos sale natural, podemos fingirla hasta que la tengamos (“fake it ‘til you make it”). Si no pregunto, no me intereso, pero si pregunto, puede que me interese.
  • Formando parte de una comunidad, una tribu.
  • Comparándonos…con nosotros mismos. Lo importante no es si me considero una persona empática o no, sino si creo que soy más empático hoy que hace un año. Son los avances los que nos dan la motivación para seguir mejorando.

La empatía es la primera piedra de cualquier proyecto

Si quieres saber más sobre estos rasgos, en Mejores Líderes descubrirás, a través de ejemplos del deporte, la sociedad y la empresa, nuevas formas de sacar el máximo partido de ti mismo/a y de tu equipo de trabajo.

Mejores Líderes en Amazon

 

Los mejores líderes son personas y organizaciones seductoras, en la que uno quiere estar, son atractivas a los ojos de los demás, por quiénes son y por lo que hacen

 

Y si prefieres probar antes de comprar…

Descarga aquí el primer capítulo gratis, con prólogo de Emilio Butragueño: Empieza a leer Mejores Líderes

Y en versión audiolibro: Prólogo e Introducción y Capítulo 1: Tu carrera no te define (Autoeficacia)

Os dejo también un enlace a la entrevista sobre el libro para la web Libros de Management, que incluye algunas recomendaciones prácticas.

PD: Si te ha gustado este artículo, puedes comentar y compartirlo usando los botones que verás debajo del vídeo.

Un saludo y ¡que la mejora os acompañe!